Acetona: Medidas de seguridad, manipulación y primeros auxilios - Hoja de Seguridad - Sustancias Peligrosas

Índice
  1. Propiedades físicas y químicas
  2. Peligros físicos y químicos
  3. Vías de exposición y efectos sobre la salud
  4. Medidas preventivas y primeros auxilios

Propiedades físicas y químicas

La acetona es un líquido incoloro con un olor característico. Es altamente inflamable y su vapor es más denso que el aire, lo que puede extenderse a ras del suelo y provocar ignición en puntos distantes.

Masa molecular: 58.1
Densidad relativa (agua = 1): 0.8
Punto de ebullición: 56°C
Punto de fusión: -95°C
Presión de vapor: 24 kPa a 20°C
Densidad relativa del vapor (aire = 1): 2.0
Punto de inflamación: -18°C c.c.
Temperatura de autoignición: 465°C
Límites de explosividad: 2.2-13% en volumen en el aire
Coeficiente de reparto octanol/agua (log Pow): -0.24
Viscosidad: 0.34 mm²/s a 40°C

Peligros físicos y químicos

La acetona es altamente inflamable y sus vapores pueden formar mezclas explosivas con el aire. El calentamiento intenso puede producir aumento de la presión con riesgo de estallido. El contacto con oxidantes fuertes tales como ácido acético, ácido nítrico y peróxido de hidrógeno genera peróxidos explosivos. Reacciona con cloroformo y bromoformo en condiciones básicas, lo que genera peligro de incendio y explosión. Ataca los plásticos.

Vías de exposición y efectos sobre la salud

La acetona se puede absorber por inhalación, piel y ojos.

Inhalación: La exposición a concentraciones altas de acetona puede causar irritación del tracto respiratorio, dolor de garganta, tos, confusión mental, dolor de cabeza, vértigo, somnolencia y pérdida del conocimiento.

Piel: El contacto prolongado o repetido con la piel puede causar sequedad, agrietamiento e irritación.

Ojos: El contacto con los ojos puede causar enrojecimiento, dolor y visión borrosa.

Ingestión: La ingestión de acetona puede causar náuseas, vómitos y además los síntomas descritos en la inhalación.

Medidas preventivas y primeros auxilios

Prevención:

  • Evitar el contacto con la piel, los ojos y las vías respiratorias.
  • Usar equipo de protección personal adecuado, como guantes, gafas y mascarilla.
  • Trabajar en áreas bien ventiladas.
  • Evitar fuentes de ignición, como llamas, chispas y calor excesivo.

Primeros auxilios:

  • Inhalación: Trasladar a la persona afectada al aire fresco. Si no respira, administrar respiración artificial. Si la respiración es difícil, administrar oxígeno.
  • Piel: Quitar la ropa contaminada y lavar la piel con agua y jabón abundantes.
  • Ojos: Enjuagar los ojos con agua abundante durante 15 minutos. Retirar las lentes de contacto si es posible.
  • Ingestión: No provocar el vómito. Dar a beber a la persona afectada agua o leche.

Subir
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad